martes, julio 14, 2009

En pie

En pie con su altura imponente,
erguida como una diosa pretérita,
con su ya eterna boca sonriente,
que un beso desde siempre amerita.

En cada gesto para mi un desafío,
en cada movimiento mi perdición,
cada mirada suya es como un garfio
que en mi alma causa un desgarrón.

Una criatura de una cercana tierra,
como una flor de origen celestial,
que mi corazón llama a la guerra,
derritiendo mi alma antaño glacial.

Una esperanza invade mi interior,
de un encuentro largamente soñado,
eco de una ambición muy superior,
la de convertirme en un ser amado.

Para una musa no tan olvidada

5 comentarios:

  1. Dudo que realmente puedas pensar eso de mi...

    ResponderEliminar
  2. No lo dudes, es lo que he pensado sin pensar, que es lo más auténtico.

    ResponderEliminar
  3. Pensar sin pensar es contradictorio: sentir sin pensar es más apropiado.
    Tú me conoces, has tratado conmigo y sabes que mi alma no es hermosa.

    ResponderEliminar