lunes, junio 23, 2008

¡Me intentan suplantar!

Pues si, hace mes y medio que dije que me retiraba de la vida bloguera. Ahora no me queda más remedio que regresar: mi trol ha decidido intentar suplantarme desde una bitácora.
Debido a su escasa imaginación ha puesto un nombre tópico a esta bitácora, tomado de la lista de mis intereses, antaño visibles en mi perfil de Blogger. No fue esto lo único que tomó: también empleó algunos datos mostrados en mi perfil para una entrada de su blog, como se puede observar en este enlace, donde su escasa imaginación a la hora de rellenar lagunas con datos inventados se une con su redacción infantil. ¿Jazz? ¿Rock alternativo? ¿Omisión de tildes? ¿Interés en que me conozcan? El que me conozca sabrá que no soy yo el autor de esa bitácora, obviamente.
Además publica mi dirección de correo electrónico, invitando al contacto, como ya ha hecho en otros sitios, donde ha puesto fichas falsas: es muy molesto porque las mujeres que contactan suelen ser puritanas, aburridas, engreídas. ¡Un tedio!
Os preguntaréis qué tipo de energúmeno puede hacer algo así en contra de otra persona: yo os diré que ¡un boliviano! Si, todas las pistas apuntan a Bolivia, donde evidentemente hay un cretino incapaz de usar el ordenador para algo más útil que molestar a los demás. La existencia de gente así dice mucho sobre las dificultades de un país pobre sumergido ahora en un proceso de desestabilización política: gente cargada de odio, envidia y mala voluntad hace su aparición para volcar su frustración personal contra los demás.
El problema que tienen en las Américas es preocupante: se juntan una alarmante falta de cultura, educación y formación general entre la población con un incipiente acceso masivo a las nuevas tecnologías. Si, esta situación queda patente en canales de chats, donde demasiadas veces, la entrada de un latinoamericano suele ser seguida de mensajes indescifrables, burradas ortográficas o el simple insulto directo. O en los auténticos blogs-plagios: ante su incapacidad de escribir nada coherente o de interés, copian artículos de otros blogs, llegando incluso a ¡intentar hacer pasar por suyas anécdotas o datos personales de otros!
No quiero decir con esto que todos los latinamericanos realicen este tipo de prácticas: no es así. Conozco a bastantes que realizan grandes aportaciones a la blogosfera, a foros, a canales de IRC: buena gente con ideas, iniciativa, capacidad de esfuerzo y perseverancia. Por desgracia, su presencia queda ahogada ante las aplastantes oleadas de imbéciles ante el teclado que parecen medrar en las Américas (y en España también cada vez más).
¡Lo olvídaba! Mi trol también plagia, y no sólo algunos datos míos para intentar suplantarme: mi trol copia textos ajenos ¡porque carece de su propia capacidad creativa! Mi trol es una sombra, una parodia, incapaz de crear, sólo habil para destruir o copiar: observermos las más que notables similitudes de esta entrada de su bitácora con este texto de un centro de derechos humanos. Si, ha copiado y readaptado frases y párrafos del mismo, esperando que nadie lo note y lo tomen por un escrito suyo.
¡Vaya un trol! Me intenta suplantar y encima se dedica a plagiar.

5 comentarios:

  1. El plagio es la manera de adular y de mostrar admiración que tienen los tarados ^_^

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes que tengo un jaleo enorme sobre si tienes blog o incluso con su título?

    La última vez que entré me decía que era sólo para registrados...y no fue hace mucho..

    ResponderEliminar
  3. braincrapped: entre mi trol y yo estamos creando una enfermiza obsesión que se está convirtiendo en protagonista de mi bitácora. De hecho... temo que sea Evo Morales. :-S

    chess: cambié la URL y el nombre del blog para despistar a mi trol, e incluso lo llegué a cerrar, pero ni le despisté (tan sólo sucedió con los lectores de la bitácora) ni le disuadí. Ahora pretende suplantarme, aunque es fácil de distinguir: él el sudamericano. Se nota en su escritura.

    ResponderEliminar