domingo, abril 21, 2013

Te odio

Te odio con toda mi alma, te odio con todo mi ser: cada pensamiento en mi mente está dirigido por y para odiarte.
Te odio tanto que es hermoso, porque mi odio es puro: no está manchado por mácula alguna de arrepentimiento o duda. Te odio y me siento vivo, te odio y me siento justificado, pleno.
Te odio tanto que las Siete Plagas me parecerían poco para ti y los tuyos, te odio tanto que el Dios del Antiguo Testamento me parece misericordioso, te odio tanto que la crucifixión me parece insuficiente.
Te odio tanto que reiría paseando sobre tu tumba, te odio tanto que lloraría de la alegría de escupir en tu lápida, te odio tanto que mi corazón se regocijará con desgracia que te ocurra.
Porque te odio. :-)

3 comentarios:

  1. Y ¿a quién odias tanto que hasta te sientes vivo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ya lo sé.
      Pobre de ella y más, de los suyos...

      Eliminar