sábado, septiembre 02, 2006

En espera

¿Quién no siente en ocasiones la imperiosa necesidad de dejarse llevar por la apatía? De pasar el día entero nada más que viendo películas o la televisión, sin que en si haya nada que interese, sino por estar ahí, abotargado, aletargado, con la mente medio obnubilada.
Dejar la mente vacía de pensamientos, las neuronas dormidas, las sinapsis inactivas, el cerebro en modo pausado: esperando, esperando a que una chispa vuelva a dar vida a todo.
Esperar a que el momento apático se acabe y lanzarse de nuevo al frenesí de actividad.
Hay cosas que influyen para llegar a estos momentos, como una sucesión continuada de fracasos, malos momentos y situaciones desafortunadas. En los últimos 3 días me he prodigado en generar estas situaciones, para que finalmente me exploten en la cara.
Y casi me alegro. Estoy hasta la polla.
Mañana será otro día: si no, será la misma mierda, pero el calendario se habrá movido.

4 comentarios:

  1. ahora espero no ser yo... sé que sueno egocéntrica, como que todos tus estados de ánimos pasaran por mi... quizás me gustaría que así fuera, pero sólo tu felicidad: quiero que seas feliz :) Te quiero!

    ResponderEliminar
  2. Uhm ... tú sólo tienes un poquito de culpa, pero ya recompensaste con creces el incidente de anoche. :-P

    ResponderEliminar